Nuevo

Monólogos Mercutio

Monólogos Mercutio

No criticar a Shakespeare, sino la obra. Romeo y Julieta debería presentar un poco menos de Fray Lawrence y un poco más de Mercutio. Se podría argumentar que este personaje divertido y furioso debería haber tenido su propia obra, pero en cambio, ¡lo matan (¡spoiler!) Al comienzo del Acto Tres! Aún así, podemos regocijarnos en los pocos excelentes momentos y monólogos de Mercutio.

El monólogo de la reina Mab

En el mejor y más largo monólogo de Mercutio, a menudo llamado "The Queen Mab Speech", el personaje de apoyo jovial reprende a Romeo, afirmando que ha sido visitado por una reina de las hadas, una que hace que los hombres deseen que las cosas queden mejor sin ser atendidas. En el caso de Romeo, todavía está suspirando por Rosaline. Poco se da cuenta de que pronto se enamorará de Julieta.

Al realizar el siguiente monólogo, los actores a menudo comienzan de manera muy juguetona, pero a medida que continúa el discurso, tocando sobre la corrupción y la guerra, Mercutio se vuelve más frenético e intenso.

MERCUCIO: Oh, entonces veo que la Reina Mab ha estado contigo.
Ella es la partera de las hadas, y ella viene
En forma no más grande que una piedra de ágata
En el dedo índice de un regidor,
Dibujado con un equipo de pequeños átomos.
Sobre las narices de los hombres mientras duermen;
Sus radios de carreta hechos de largas patas giratorias,
La cubierta, de las alas de los saltamontes;
Sus huellas, de la telaraña más pequeña;
Sus collares, de los rayos de vigas de la luz de la luna;
Su látigo, de hueso de grillo; el látigo de la película;
Su carreta, un pequeño mosquito cubierto de gris,
No tan grande como un gusano redondo
Pinchado del dedo perezoso de una criada;
Su carro es una avellana vacía,
Hecho por la ardilla de carpintero o larva vieja,
Tiempo fuera de la mente de los entrenadores de las hadas.
Y en este estado ella galopa noche a noche
A través del cerebro de los amantes, y luego sueñan con el amor;
Las rodillas de los cortesanos, que sueñan con reverencias rectas;
Los dedos de O'er abogados, que sueñan directamente con los honorarios;
Los labios de las damas, que sueñan con besos,
Que a menudo el enojado Mab con ampollas plagas,
Porque sus respiraciones con dulces contaminados son.
A veces ella galopa sobre la nariz de un cortesano,
Y luego sueña con oler un traje;
Y a veces viene ella con una cola de cerdo diezmo
Cosquillas en la nariz de un párroco como 'una mentira dormida,
Entonces sueña con otro beneficio.
A veces ella maneja sobre el cuello de un soldado,
Y luego sueña con cortar gargantas extranjeras,
De brechas, ambuscadoes, espadas españolas,
De salud cinco profundidades de fondo; y luego anon
Tambores en su oído, en el que comienza y se despierta,
Y estando así asustado, jura una o dos oraciones
Y duerme de nuevo. Este es ese mismo Mab
Eso aplasta las crines de caballos en la noche
Y hornea a los elflocks con pelos inmundos
Lo que una vez desenredó muchos infortunios presagia.
Esta es la bruja, cuando las doncellas yacen boca arriba,
Eso los presiona y aprende primero a soportar,
Haciéndolas mujeres de buen porte.
¡Esta es ella!
(Romeo interrumpe, y luego el monólogo concluye :) Es cierto, hablo de sueños,
¿Cuáles son los hijos de un cerebro inactivo,
Engendrado de nada más que vana fantasía,
Que es tan delgada de sustancia como el aire
Y más inconstante que el viento, que corteja
Incluso ahora el seno helado del norte,
Y, enojado, se aleja de allí,
Girando su rostro hacia el sur que cae rocío.

Mercutio describe Tybalt

En esta escena, Mercutio explica la personalidad y las técnicas de combate de Tybalt, el primo mortal de Julieta. Al final del discurso, Romeo entra y Mercutio comienza a castigar al joven.

MERCUCIO: Más que príncipe de los gatos, te puedo decir. Oh, él es
El valiente capitán de los cumplidos. Él lucha como
cantas canción punzante, mantienes el tiempo, la distancia y
proporción; Me descansa su descanso mínimo, uno, dos y
el tercero en tu seno: el mismo carnicero de seda
botón, un duellist, un duellist; un caballero de la
primera casa, de la primera y segunda causa:
¡Ah, el inmortal passado! el punto reverso! el hai!
La viruela de tal antic, lisping, que afecta
fantasticoes; ¡Estos nuevos sintonizadores de acentos! 'Por Jesu,
una muy buena cuchilla! un hombre muy alto! una muy buena
¡puta!' ¿Por qué, no es esto una cosa lamentable,
Grandsire, para que así seamos afectados
estas moscas extrañas, estos traficantes de moda, estos
perdona-mi's, que se destacan tanto en la nueva forma,
que no pueden relajarse en el viejo banco? Oh, su
huesos, sus huesos!
Sin su hueva, como un arenque seco: carne, carne,
¡Cómo has pescado! Ahora es él para los números
que Petrarca fluyó: Laura a su dama no era más que un
moza de cocina; casarse, ella tenía un mejor amor para
rimarla; Dido un desaliñado; Cleopatra una gitana;
Helen y Hero hildings y rameras; Este es un gris
ojo más o menos, pero no para el propósito. Signior
Romeo, buen viaje! hay un saludo francés
a tu descuido francés. Nos diste la falsificación
bastante anoche.

Mercutio y Benvolio

En la siguiente escena, Mercutio demuestra su genio para la burla. Todo lo que se queja sobre el personaje de su amigo Benvolio no se aplica al joven. Benvolio es agradable y de buen carácter durante toda la obra. ¡Mercutio es el que tiene más probabilidades de pelear sin razón alguna! Algunos podrían decir que Mercutio se está describiendo a sí mismo.

MERCUCIO: Eres como uno de esos tipos que cuando él
entra en los confines de una taberna me aplaude su espada
sobre la mesa y dice 'Dios no me envíe
¡El e!' y por la operación de los sorteos de la segunda copa
en el cajón, cuando de hecho no hay necesidad.
BENVOLIO: ¿Soy como ese tipo?
MERCUCIO: Ven, ven, eres un Jack tan caliente como tú
cualquiera en Italia, y tan pronto se mudó a estar de mal humor, y como
pronto de mal humor para ser movido.
BENVOLIO: ¿Y a qué?
MERCUCIO: No, y había dos de esos, no deberíamos tener ninguno
en breve, porque uno mataría al otro. ¡Tú! por qué,
pelearás con un hombre que tiene más cabello,
o un pelo menos, en su barba, que el que tienes: tú
pelea con un hombre por romper nueces, sin tener
otra razón pero porque tienes ojos color avellana: qué
ojo, pero un ojo así espiaría una pelea?
Tu cabeza es tan divertida de disputas como un huevo está lleno de
carne, y sin embargo tu cabeza ha sido golpeada como un torpe
un huevo para pelear: has peleado con un
hombre por toser en la calle, porque tiene
despertó a tu perro que se ha quedado dormido al sol:
no te caíste con un sastre por usar
¿Su nuevo doblete antes de Pascua? con otro, por
atar sus zapatos nuevos con su viejo riband? y aun así tú
¡me ayudarás a pelear!