Nuevo

Cómo los maestros pueden construir una relación de confianza con su director

Cómo los maestros pueden construir una relación de confianza con su director

La relación entre un maestro y el director puede ser polarizante a veces. Un director por naturaleza tiene que ser cosas diferentes en diferentes momentos para diferentes situaciones. Pueden ser solidarios, exigentes, alentadores, reprensores, evasivos, omnipresentes y una amplia gama de otras cosas que dependen de lo que un maestro necesita para maximizar su potencial. Los maestros deben comprender que el director desempeñará cualquier función que necesite para ayudar a un maestro a crecer y mejorar.

Un maestro también debe reconocer el valor de construir una relación de confianza con su director. La confianza es una calle de doble sentido que se gana con el tiempo a través del mérito y se basa en acciones. Los maestros deben hacer un esfuerzo concertado para ganarse la confianza de su director. Después de todo, solo hay uno de ellos, pero un edificio lleno de maestros que compiten por lo mismo. No hay una acción singular que conduzca al desarrollo de una relación de confianza, sino más bien acciones múltiples durante un período prolongado para ganar esa confianza. Las siguientes son veinticinco sugerencias que los maestros pueden utilizar para construir una relación de confianza con su director.

1. Asume un rol de liderazgo

Los directores confían en los maestros que son líderes en lugar de seguidores. El liderazgo puede significar tomar la iniciativa para llenar un área de necesidad. Puede significar servir como mentor para un maestro que tiene una debilidad en un área que es su fortaleza o podría significar escribir y supervisar las subvenciones para mejorar la escuela.

2. Sea confiable

Los directores confían en los maestros que son altamente confiables. Esperan que sus maestros sigan todos los procedimientos de reporte y salida. Cuando se van a ir, es importante notificar lo antes posible. Los maestros que llegan temprano, se quedan tarde y rara vez pierden días son muy valiosos.

3. Ser organizado

Los directores confían en que los maestros se organicen. La falta de organización conduce al caos. La sala de un maestro debe estar libre de desorden con buen espacio. La organización permite que un maestro logre más en el día a día y minimiza las interrupciones en el aula.

4. Esté preparado todos los días

Los directores confían en los maestros que están altamente preparados. Quieren maestros que trabajen duro, tengan sus materiales listos antes del comienzo de cada clase y hayan repasado la lección ellos mismos antes de que comience la clase. La falta de preparación disminuirá la calidad general de la lección y dificultará el aprendizaje de los estudiantes.

5. Sea profesional

Los directores confían en los maestros que exhiben características de profesionalismo en todo momento. El profesionalismo incluye la vestimenta adecuada, cómo se comportan dentro y fuera del aula, la forma en que se dirigen a los estudiantes, maestros y padres, etc. El profesionalismo es tener la capacidad de manejarse de una manera que se refleja positivamente en la escuela que representa.

6. Demostrar un deseo de mejorar

Los directores confían en los maestros que nunca están rancios. Quieren maestros que busquen oportunidades de desarrollo profesional para superarse a sí mismos. Quieren maestros que estén constantemente buscando maneras de hacer las cosas mejor. Un buen maestro está continuamente evaluando, modificando y cambiando lo que está haciendo en su salón de clases.

7. Demostrar dominio del contenido

Los directores confían en los maestros que entienden cada matiz del contenido, nivel de grado y currículo que enseñan. Los maestros deben ser expertos en los estándares relacionados con lo que enseñan. Deben comprender las últimas investigaciones sobre estrategias de instrucción, así como las mejores prácticas y deben utilizarlas en sus aulas.

8. Demostrar una propensión a manejar la adversidad

Los directores confían en los maestros que son flexibles y capaces de lidiar efectivamente con situaciones únicas que se presentan. Los maestros no pueden ser rígidos en su enfoque. Deben adaptarse a las fortalezas y debilidades de sus alumnos. Deben ser expertos en resolver problemas y mantener la calma aprovechando al máximo las situaciones extenuantes.

9. Demostrar crecimiento estudiantil constante

Los directores confían en los maestros cuyos estudiantes constantemente muestran crecimiento en las evaluaciones. Los maestros deben poder mover a los estudiantes de un nivel académico a otro. En la mayoría de los casos, un estudiante no debe avanzar un nivel de grado sin demostrar un crecimiento y una mejora considerables desde donde comenzó el año.

10. No seas exigente

Los directores confían en los maestros que entienden que su tiempo es valioso. Los maestros deben darse cuenta de que el director es responsable de cada maestro y estudiante en el edificio. Un buen director no ignorará una solicitud de ayuda y llegará a tiempo. Los maestros deben ser pacientes y comprensivos con sus directores.

11. Ve más allá

Los directores confían en los maestros que están disponibles para ayudar en cualquier área de necesidad. Muchos maestros ofrecen voluntariamente su propio tiempo para enseñar a estudiantes con dificultades, se ofrecen como voluntarios para ayudar a otros maestros con proyectos y ayudan en el puesto de comida en eventos deportivos. Cada escuela tiene múltiples áreas en las que se necesitan maestros para ayudar.

12. Tener una actitud positiva

Los directores confían en los maestros que aman sus trabajos y están entusiasmados por venir a trabajar todos los días. Los maestros deben mantener una actitud positiva: hay días difíciles definidos y, a veces, es difícil mantener un enfoque positivo, pero la negatividad continua afectará el trabajo que está haciendo, lo que finalmente tiene un impacto negativo en los estudiantes que enseña.

13. Minimice la cantidad de estudiantes enviados a la oficina

Los directores confían en los maestros que pueden manejar la gestión del aula. El director debe ser utilizado como último recurso para problemas menores en el aula. El envío continuo de estudiantes a la oficina por problemas menores socava la autoridad de un maestro al decirles que no puede manejar su clase.

14. Abre tu aula

Los directores confían en los maestros que no les importa cuando visitan el aula. Los maestros deben invitar a los directores, padres y cualquier otra parte interesada a visitar sus aulas en cualquier momento. Un maestro que no está dispuesto a abrir su salón de clases parece estar ocultando algo que puede generar desconfianza.

15. Poseer hasta errores

Los directores confían en los maestros que informan de manera proactiva un error. Todos cometen errores, incluidos los maestros. Se ve mucho mejor cuando reconoces el error en lugar de esperar a que te descubran o denuncien. Por ejemplo, si accidentalmente deja escapar una palabra de maldición en clase, avísele a su director de inmediato.

16. Pon a tus estudiantes primero

Los directores confían en los maestros que ponen a sus estudiantes primero. Esto debería ser un hecho, pero hay algunos maestros que olvidan por qué eligieron ser maestros a medida que avanza su carrera. Los estudiantes siempre deben ser la primera prioridad de un maestro. Cada decisión del aula debe tomarse preguntando cuál es la mejor opción para los estudiantes.

17. Busque asesoramiento

Los directores confían en los maestros que hacen preguntas y solicitan asesoramiento de su director, así como de otros maestros. Ningún maestro debería intentar resolver un problema solo. Se debe alentar a los educadores a aprender unos de otros. La experiencia es el mejor maestro, pero solicitar consejos simples puede ser muy útil para lidiar con un problema difícil.

18. Pase tiempo extra trabajando en su salón de clases

Los directores confían en los maestros que demuestran su disposición a pasar más tiempo trabajando en su salón de clases. Contrariamente a la creencia popular, la enseñanza no es un trabajo 8-3. Los maestros efectivos llegan temprano y se quedan hasta tarde varios días a la semana. También pasan tiempo durante todo el verano preparándose para el próximo año.

19. Tome sugerencias y aplíquelas a su salón de clases

Los directores confían en los maestros que escuchan los consejos y sugerencias y luego hacen los cambios correspondientes. Los maestros deben aceptar las sugerencias de su director y no dejar que caigan en oídos sordos. Negarse a recibir sugerencias de su director puede conducir rápidamente a encontrar un nuevo trabajo.

20. Utilizar la tecnología y los recursos del distrito.

Los directores confían en los maestros que usan la tecnología y los recursos que el distrito ha gastado dinero para comprar. Cuando los maestros no utilizan estos recursos, se convierte en una pérdida de dinero. Las decisiones de compra no se toman a la ligera y se toman para mejorar el aula. Los maestros deben encontrar una manera de implementar los recursos que están disponibles para ellos.

21. Valore el tiempo de su director

Los directores confían en los maestros que valoran su tiempo y entienden la magnitud del trabajo. Cuando un maestro se queja de todo o está extremadamente necesitado, se convierte en un problema. Los directores quieren que los maestros sean tomadores de decisiones independientes, capaces de tratar problemas menores por su cuenta.

22. Cuando se le asigne una tarea, comprenda que la calidad y la puntualidad son importantes

Los directores confían en los maestros que completan proyectos o tareas de manera rápida y eficiente. Ocasionalmente, un director le pedirá ayuda a un maestro en un proyecto. Los directores confían en aquellos en quienes confían para ayudarlos a hacer ciertas cosas.

23. Trabaja bien con otros maestros

Los directores confían en los maestros que colaboran efectivamente con otros maestros. Nada interrumpe una escuela más rápido que una división entre la facultad. La colaboración es un arma para la mejora docente. Los maestros deben adoptar esto para mejorar y ayudar a otros a mejorar para el beneficio de cada estudiante en la escuela.

24. Trabaja bien con los padres

Los directores confían en los maestros que trabajan bien con los padres. Todos los maestros deben poder comunicarse efectivamente con los padres de sus alumnos. Los maestros deben construir relaciones con los padres para que cuando surja un problema, los padres apoyen al maestro para corregir el problema.