Nuevo

Glasnost y Perestroika

Glasnost y Perestroika

Cuando Mikhail Gorbachev llegó al poder en la Unión Soviética en marzo de 1985, el país ya había estado sumido en la opresión, el secreto y la sospecha durante más de seis décadas. Gorbachov quería cambiar eso.

En sus primeros años como secretario general de la Unión Soviética, Gorbachov instituyó las políticas de glasnost ("apertura") y perestroika ("reestructuración"), que abrieron la puerta a la crítica y el cambio. Estas eran ideas revolucionarias en la Unión Soviética estancada y finalmente la destruirían.

¿Qué era Glasnost?

Glasnost, que se traduce como "apertura" en inglés, fue la política del Secretario General Mikhail Gorbachev para una nueva política abierta en la Unión Soviética, donde la gente podía expresar libremente sus opiniones.

Con glasnost, los ciudadanos soviéticos ya no tenían que preocuparse de que vecinos, amigos y conocidos los convirtieran en la KGB por susurrar algo que podría interpretarse como una crítica al gobierno o sus líderes. Ya no tenían que preocuparse por el arresto y el exilio por un pensamiento negativo contra el Estado.

Glasnost permitió al pueblo soviético reexaminar su historia, expresar sus opiniones sobre políticas gubernamentales y recibir noticias no aprobadas previamente por el gobierno.

¿Qué era la perestroika?

La perestroika, que en inglés se traduce como "reestructuración", fue el programa de Gorbachov para reestructurar la economía soviética en un intento de revitalizarla.

Para reestructurar, Gorbachov descentralizó los controles sobre la economía, disminuyendo efectivamente el papel del gobierno en los procesos de toma de decisiones de empresas individuales. La perestroika también esperaba mejorar los niveles de producción mejorando la vida de los trabajadores, incluso dándoles más tiempo de recreación y condiciones de trabajo más seguras.

La percepción general del trabajo en la Unión Soviética iba a cambiar de corrupción a honestidad, de holgura a trabajo duro. Se esperaba que los trabajadores individuales se interesarían personalmente en su trabajo y serían recompensados ​​por ayudar a mejorar los niveles de producción.

¿Funcionaron estas políticas?

Las políticas de glasnost y perestroika de Gorbachov cambiaron el tejido de la Unión Soviética. Permitió a los ciudadanos clamar por mejores condiciones de vida, más libertades y el fin del comunismo.

Si bien Gorbachov esperaba que sus políticas revitalizaran la Unión Soviética, en cambio la destruyeron. En 1989, cayó el Muro de Berlín y en 1991, la Unión Soviética se desintegró. Lo que había sido un solo país, se convirtió en 15 repúblicas separadas.


Ver el vídeo: Guerra Fría: Gorbachov. Perestroika y Glasnost - Historia - Educatina (Mayo 2021).